Envasado y etiquetado de productos químicos peligrosos: Reglamento CLP

Muchas de las organizaciones, presionadas por el cumplimiento del REACH, han puesto en segundo término el cumplimiento de un reglamento europeo que afecta a la clasificación, envasado y etiquetado de productos químicos:  el Reglamento CE 1272/2008 (ver link) más conocido como CLP . Los fabricantes de sustancias, afectadas ya por la Directiva anterior (Directiva 67/548/CEE) tuvieron su oportunidad; hasta el pasado 1 de diciembre de 2010 necesitaron adecuar sus productos a los requisitos de este CLP. Y hasta aquí parece que no ha habido dificultades serias para hacerlo. O al menos no ha trascendido a las redes sociales….. Pero también la CLP se encuentra en fase de implantación: las mezclas afectadas por este Reglamento deben adecuarse con fecha plazo 1er de junio de 2015. Y los fabricantes, distribuidores e importadores de estas mezclas se encuentran con el problema, no sólo de asegurarse el cumplimiento de REACH según su perfil y de las obligaciones que conlleva, si no, además, de la adecuación de las condiciones de comercialización de los productos dentro de la CE. Vamos a hacer “un resumen” de lo que estamos hablando: El Reglamento CLP aplica a sustancias clasificables como peligrosas (por la Salud Humana y / o el Medio Ambiente) y las mezclas, si se componen de una o más de una sustancia clasificada / as como peligrosa / as por encima de un cierto umbral. Armonizando los criterios de clasificación y etiquetado, obliga a: Clasificar las sustancias y mezclas que comercializan, a fabricantes, importadores y usuarios intermedios. Envasar y etiquetar sustancias y mezclas peligrosas que comercializan, a proveedores. A fabricantes, productores e importadores de artículos, a clasificar las sustancias no comercializadas sujetas a registro o notificación conforme a REACH. Notificar a ECHA las clasificaciones (y elementos de la etiqueta), si no se han presentado como parte de un registro REACH (fabricantes e importadores). Los fabricantes de mezclas disponen en el anexo VII del Reglamento, de unas tablas de conversión de la antigua clasificación según la Directiva 1999/45/CE al nuevo Reglamento; si no, deben que aplicar su propia clasificación. Y este es el punto delicado que he podido detectar a principios de verano: lo que afecta a los pequeños y medianos comercializadores de mezclas. Hasta entonces, los criterios de Clasificación y Etiquetado eran, diríamos, poco estrictas: la información aparecida en etiquetas y FDS eran incluso en algún caso, alarmistas para no sufrir complicaciones legales, por temas de Seguridad y Salud. Ahora...
read more