Packaging Alimentario plástico, cada vez más seguro

El sector del plástico es uno de los más comprometidos para garantizar la seguridad higiénico-sanitaria del envase y embalaje (ver a modo de ej. la jornada organizada por el Centro Español del Plástico (CEP), el pasado 20 de febrero: link aquí). Porque no basta con diseñar un envase con un aspecto y unos materiales adecuados; el fabricante de envases plásticos para sector alimentario necesita entregar a sus clientes de modo consistente un producto seguro. De aquí que los protocolos de packaging alimentario plástico que se aplican en los centros productivos, sean cada vez más exigentes en una espiral que aún está por ver su final.

logos

A diferencia de otros sectores, el sector alimentario ha establecido sus exigencias desde distintos ámbitos. Y tres son los protocolos actualmente reconocidos a nivel mundial para el envase de plástico. Desde las grandes cadenas de distribución franco-alemanas, surge IFS PACsecure en su versión 1 de Octubre del 2012, a partir de las directrices establecidas y consolidadas en otros ámbitos de la cadena alimentaria (alimentación, logística y distribución, de modo importante).

Desde el ámbito de certificación, se establece el protocolo FSSC, que toma como base el Sistema ISO 22000 de seguridad alimentaria (compatible con un Sistema de Gestión del tipo ISO 9001) y se combina con los prerrequisitos específicos de las empresas del sector. Si desde el 2011 los Prerrequisitos referenciados se encuentran en el documento conocido  como PAS 223:2011, a partir de octubre del 2015, será sustituido por la norma ISO/TS 22002-4:2013.

Finalmente, y promovido por las grandes cadenas de distribución británicas que envasan una parte importante de los productos con su marca, se establece el protocolo BRC-IOP. Podemos decir de este, que  es el protocolo  de trayectoria más larga (en el 2004 se estableció la primera norma técnica específica), consolidada y aceptada por los fabricantes de envase plástico. Actualmente se encuentra vigente la versión 4 del febrero del 2011.

Pero como digo, la espiral de exigencias no termina y si IFS al editar su primera revisión y FSSC al comunicar en mayo la actualización de los prerrequisitos aumentan sus exigencias, BRC Standards parece que no se quedan a la zaga. Con la publicación en  enero del 2015 del protocolo BRC Food, en su revisión 7 (certificable a partir de junio), con un incremento sustancial de exigencias en el cumplimiento de requisitos para el sector alimentos, se espera que tenga efectos inmediatos con un incremento de exigencias del resto de empresas de toda la cadena de suministro. Así, ya nos han llegado voces de confianza que nos informan de que se va a publicar en pocos meses una nueva revisión para el BRC-IOP revisión 5, con cambios importantes en los criterios de certificación, en la gestión de compras y la prevención del fraude. Si la publicación finalmente se produce en junio del 2015, este será requisito obligatorio a partir de final de año.

A la preocupación de los técnicos de packaging y de calidad para demostrar el control de migraciones de los envases que dan cumplimiento reglamentario,  y que vimos en la jornada del CEP del pasado 20 de febrero (ver 2º link), se añade la mayor exigencia por parte de los clientes para cumplir con unos protocolos reconocidos cada vez más y más exigentes. Permanecer en el sector del packaging alimentario plástico va a ser cada vez más difícil  ….


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *